TITUL groc

Spanish English Finnish French German Italian Portuguese Russian

   Cazando, Criando, Seleccionando y Mejorando la Raza del Perdiguero de Burgos desde 1986

Cuidados de un cachorro de perdiguero de Burgos.

Articulo publicado en la revista Perros de Caza  en Diciembre de 1991.

                 El cuidado de un cachorro de perdiguero de Burgos

ANTES de que llegue a nuestras manos un cachorro, es conveniente preparar lo que por lo menos en su juventud ha de constituir su nuevo domicilio.

Debemos tener en cuenta que hasta los dos o tres meses no ha hecho más que comer, mamar y dormir, siempre en compañía de su madre y hermanos, estando acostumbrado a una clase de cama, así como una temperatura.

Es, por tanto, muy aconsejable:

1. Situar el nuevo domicilio del cachorro en un lugar cálido, más o menos con la misma temperatura que él tenía e incluso algo más, ya que ahora ha de estar solo y notará la falta del calor de su madre y hermanos. Por otra parte, un cachorro criado dentro de una agradable temperatura, aunque sea la comida inferior desarrollará más y se criará mejor que otro bien alimentado y que su domicilio sea lóbrego y pase frío.

2. Que la cama esté siempre seca, que tenga buen grosor y esté desinfectada para evitar toda clase de parásitos, siendo muy conveniente cambiarla por lo menos una vez a la semana.

3. Procurar apartarle de los niños, para evitar que éstos lo cojan por su cuenta, pues éstos difícilmente sabrán distinguir entre un cachorrillo viejo y un perro de trapo con el que están acostumbrados a jugar.

4. Si el cachorro lo vamos a criar en la calle, hay que prepararle una caseta a ser posible de madera y que esté forrada de zinc, con una entrada no mayor que la que vaya a necesitar cuando sea adulto.

5. Colocar la entrada de la caseta orientada al mediodía, con una buena cama para que el animal no pase frío y que esté aislada del suelo para evitar la humedad.

6. Alrededor de la caseta hay que procurar que el suelo sea de cemento, con una pequeña inclinación para que el agua de las lluvias resbale dure sobre el suelo el menor tiempo posible, ya que la humedad es uno de los más grandes peligros para los cachorros.

7. Si disponemos de espacio es conveniente que el perro no esté atado, pues la mayoría de los defectos de los remos delanteros se deben principalmente a la carencia de espacio para andar y a una comida deficiente en calcio; siendo en todo caso aconsejable situar la caseta dentro de un recinto debidamente cercado por pequeño que éste sea, y que esté el perro suelto antes de que esté atado a la cadena.

No es aconsejable el tenerlo dentro de casa, pues aparte de lo que ocupan hay que considerar que es un perro de gran tamaño, tenemos que sacarlo varias veces a pasear para que el animalito haga sus necesidades y no nos deje en casa el consabido «regalito».

ALBERTO TOBAR DE LA FUENTE Del libro en edición "El perro perdiguero de Burgos"

Comentarios Facebook